Infancia y obesidad

La obesidad es considerada como uno de los padecimientos más notorios en la sociedad mexicana, afectando diversas edades del ser humano, principalmente la niñez según lo indica la Organización Mundial de la Salud ya que uno de cada cuatro niños sufren de este padecimiento. Siendo el principal motivo la falta de buenos hábitos alimenticios en el hogar.

Resulta preocupante que la comida sea considerada como un símbolo relacionado con el estado psicológico, es decir, que los alimentos actúen como un medio de castigo o recompensa en ciertas situaciones.

Pero el problema resulta más complejo debido a que no se implementan acciones que permitan eliminar la causa raíz de esta situación. Lo ideal sería que desde la infancia se buscaran estrategias para crear buenos hábitos alimenticios que puedan reproducirse durante toda la vida. Según expertos señalan, que desde la infancia se dé a conocer la diversa gama de sabores a los que puede recurrir el niño, al igual de que exista un aprendizaje por imitación, es decir, que el niño aprenda principalmente a copiar buenos hábitos de alimentación en casa y además se debe evitar ponerle calificativos negativos a ciertos alimentos ya que ninguno debería fungir como un medio de sanción o gratificación.

Como complemento a una dieta sana, los niños deben estar motivados a hacer ejercicio, por supuesto que el ejercicio debe ser agradable para ellos; se debe evitar en casa tener alimentos chatarra que puedan alterar la buena alimentación y sustituirlos por frutas o verduras de su preferencia.

Tan importante es el tema de obesidad que evitarla desde la infancia puede reducir la probabilidad de otras enfermedades como el colesterol, diabetes o problemas cardíacos en edad adulta.

Infancia y obesidad.

También les comentamos que hay un interesante artículo al respecto en:

PADRES E HIJOS AÑO XXXIII NÚMERO 4
ARTÍCULO. Barriguitas llenas. p. 70