Los adultos y sus trastornos emocionales

Damos por hecho que los trastornos de conducta están vinculados exclusivamente a la etapa adolescente del ser humano, pero esa condición de irritabilidad, ansiedad, altibajos emocionales, falta de concentración, también es una situación que afecta a los adultos y que si no es detectada y atendida con oportunidad puede generar problemas en el enfoque y control de las actividades profesionales y emocionales.

El trastorno de déficit de atención (TDA) es una condición principalmente psicológica que tiene origen en la niñez pero que se desarrolla hasta la madurez del individuo como resultado de  situaciones detectadas en la etapa del embarazo como pueden ser: partos prematuros, consumo de alcohol y drogas durante la gestación, exposición a toxinas en el ambiente que pudieron alterar el buen progreso del embarazo, entre otros.

Pero lo anterior no es motivo de alarma, ya existen tratamientos adecuados para controlar esta enfermedad que en su mayoría de casos es confundida estrés; pero lo importante es que como primer paso se diagnostique por un experto para que direccione adecuadamente un tratamiento que permita un mejor estilo de vida de quien padece el TDA. Por lo tanto, cuando presente algunos de los siguientes síntomas no dude en consultar a un experto que lo pueda orientar: regularmente esta distraído, inquieto, no toleran el estrés, prevalece en usted las relaciones inestables, tiene falta de concentración, no concluye sus tareas programadas, presenta mal carácter e impulsividad… busque apoyo médico o psicológico que le permita obtener más confianza, mejorar su autoestima y mejorar su desempeño profesional.

Una vez que obtenga la orientación y tratamiento acertado para usted se dará cuenta que el TDA no es un defecto, es más bien, una posibilidad para buscar la eficiencia y entusiasmo en lo que hace mediante la capacidad de programar las tareas cotidianas; con apoyo de grupos de ayuda, apoyo de amigos y familiares, uso de recordatorios, uso de agendas, dosificar adecuadamente las actividades del día y porqué no! haciendo ejercicio y mejora en la alimentación.

Desenfocados: el trastorno de déficit de atención en los adultos

También les comentamos que hay un interesante artículo al respecto en:

REVISTA VANIDADES AÑO 51 NO. 5
Desenfocados: el trastorno de déficit de atención en los adultos. p. 106