Medidas ambientales en la ganadería

Uno de los últimos informes de la FAO indica que el sector ganadero es responsable de la producción de 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), cifra que es más elevada que la contaminación generada por los medios de transporte convencionales. El sector pecuario sería el responsable de la producción del 9% de las emisiones de CO2 de origen antropógeno, el 37% del metano antropógeno, el 65% del óxido nitroso antropogéno (sustancia que posee un potencial de calentamiento global 296 veces superior al CO2), y además esta actividad comercial genera el 64% de emisiones antropógenas de amonio, contribuyendo con esta sustancia a la lluvia ácida y acidificación de ecosistemas.

El documento presentado por la FAO plantea algunas estrategias de solución para el problema de la contaminación generada por la industria ganadera.

Entre las iniciativas destacan normas como aquellas orientadas a regular las escalas, rendimientos o desechos, lograr una adecuada asignación de precios al uso de recursos naturales como el agua o el suelo (hasta ahora infravalorados), o el uso de vertederos para desechos. También se plantea establecer tasas que reflejen los costos ambientales, la eliminación de subsidios, establecer pagos por servicios ambientales, y generar tasas destinadas a la conservación de hábitats de flora y fauna silvestres (que usualmente son destruídos para el cultivo de forrajes).